6 meteduras de pata a evitar si quiere alquilar con garantías

Recientemente hemos leído un artículo en Idealista que nos ha puesto los pelos de punta. En él se hablan de opciones que los propietarios pueden elegir a la hora de solicitar garantías a los inquilinos.

Es evidente que el papel aguanta cualquier teoría, pero en la práctica, hay algunos artículos que nos ofrecen unos excelentes consejos para no conseguir alquilar nunca, o como mínimo, retrasar muchos meses el alquiler.

Nos explicamos, para aquellos que no tienen experiencia en el mercado de alquiler (Y más concretamente, alquilando con garantías) es sencillo formular teorías sobre lo que podemos pedir a un inquilino para tener cierta seguridad. Sin embargo, se olvidan de algo básico: Un inquilino solvente puede pagar nuestro piso y todos los pisos similares, por lo que se quedará con aquel en el que le pongan menos trabas.

!Cuidado¡ Existen pésimos consejos para alquilar con garantías

Si alguien le recomienda esto, es porque no tiene experiencia en alquiler

Por tanto, pasamos a enumerar algunos de los errores más graves para alquilar con seguridad, ya que conseguiremos a espantar a casi cualquier inquilino solvente:

1- Pedir varios meses de fianza: En un mercado con una amplia oferta de viviendas, cada vez hay menos inquilinos dispuestos a pagar más de una mensualidad de fianza. Además, este requisito no necesariamente nos asegura el cobro ni los daños. Teniendo en cuenta que el plazo medio de ejecución de un desahucio ronda los 6 meses ¿Pedirá como mínimo 6 meses de fianza? Si es así, le deseamos suerte intentando alquilar su inmueble.

2- Avales bancarios: Hoy en día, la mayor parte de los bancos solicitarán que el inquilino ingrese en un plazo fijo o similar la cantidad equivalente al aval. Por tanto, estamos en un caso parecido al anterior, en  el que el inquilino entregará la “fianza” al banco en lugar de al propietario, con un agravante: El inquilino podrá retirar y cancelar el aval (Retirando el dinero del plazo fijo) al vencimiento del mismo, que suele ser anual. Por tanto, esta opción sólo nos “garantiza” un plazo de un año de media.

3- Someter el contrato a arbitraje: Hay una amplia variedad de opiniones sobre el funcionamiento de este tipo de iniciativas, a la larga, si el inquilino se niega a acatar el llamado laudo arbitral, nos obligará a tener que recurrir a un juicio ordinario. Es decir, sólo conseguiremos alargar el proceso y tener gastos extra.

4- Recurrir al organismo oficial de la zona: Desde el inicio de la crisis y los continuos recortes presupuestarios, los programas públicos de alquiler han desaparecido o eliminado la mayor parte de sus coberturas y garantías, por lo que si se pretende recurrir a personal con nula motivación, formación escasa y una inversión para publicitar su vivienda cercana a los 0€, estos organismos son el lugar adecuado.

5- Utilizar un contrato de alquiler redactado por un abogado experto: Los abogados son los mejores guardianes de la seguridad y legalidad para sus clientes. Lamentablemente, la mayor parte de ellos se olvidan de que los contratos deben ser firmados por la persona a la que pretenden proteger y la persona a la que pretenden “someter”. Un poco equilibrado, en la situación actual, provocará que la mayor parte de los inquilinos solventes se marchen por donde han venido. Eso sí, el inquilino insolvente lo firmará con una sonrisa de oreja a oreja…..

6- Confiar en cualquier información de internet: Ya hemos mencionado a uno de los principales portales inmobiliarios de España, pero en general, casi todos los portales tienen secciones donde publican sus clientes. Lamentablemente, el criterio para publicar en estos medios no se basa en la capacitación profesional y experiencia de quien lo escribe, sino en lo que invierte. Es por eso que se pueden ver ejemplos bochornosos de artículos, con “recomendaciones” e información completamente errónea.

Conclusiones

Si usted lee de forma asidua nuestro blog, a estas alturas ya sabe que somos defensores a ultranza de los seguros de impagos de alquiler, y no de cualquier seguro de impago, sino sólo aquellos que cubren unos requisitos que consideramos fundamentales y que ya recogimos en este otro artículo.

Por tanto, olvídese de métodos anticuados  previos a la crisis, mentalícese que hoy en día es básico encontrar un inquilino solvente y para ello tenemos que ofrecerle ventajas para “convencerle”.

Todos los ejemplos mencionados anteriormente son graves errores que le recomendarán en muchos artículos en sitios teóricamente profesionales. Sin embargo, no tardará más de uno o dos meses en darse cuenta de su error si se atreve a ponerlos en práctica.

En sólo 4 años el mercado de alquiler ha dado un brusco giro. Confíe en un profesional si quiere tener cierta seguridad. Si por el contrario usted es de los que opina que no merece la pena pagar a un profesional por hacer su trabajo, tal vez debería de leer nuestro artículo en el que demostramos, en base a la estadística, por qué no es rentable alquilar sin garantías.

Etiquetado en:,
Loading Facebook Comments ...

Una opinión en “6 meteduras de pata a evitar si quiere alquilar con garantías

  1. Pingback: 6 meteduras de pata a evitar si quiere alquilar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies