4 características del propietario que alquila con garantías

Existen muchas ocasiones en las que los propietarios del inmueble demuestran una actitud sorprendente hacia el alquiler y las recomendaciones de los profesionales que debemos gestionar dicho alquiler. Hay que tener claro que alquilar sigue siendo sencillo, pero alquilar con garantías es complicado.

Por ello, y con la experiencia acumulada, podemos clasificar a los propietarios en función de si facilitan el alquiler de su piso o, si por el contrario, lo entorpecen.

Propietario que alquila su vivienda

Aunque suene duro, es totalmente cierto: No todos los propietarios ofrecen la misma colaboración ni facilidades. Es por ello que vamos a enumerar una serie de actitudes que aceleran el alquiler y, gracias a ello, permiten tener unos ingresos más elevados.

Objetividad:

El propietario objetivo es el que no le importa los factores superficiales de su inquilino, es decir, su raza, religión, si tiene niños o no, si fuma, etc… Lo que importa a este tipo de propietarios es que su inquilino sea solvente, no tenga cuentas ni embargos pendientes y esté cubierto por un seguro de impago.

En el lado opuesto, está el propietario que quiere seleccionar, además de por solvencia y criterios objetivos, por los criterios que él imponga (Que no sea de una determinada nacionalidad, que no tengan niños o, simplemente, quiere conocerlos y si le caen bien los acepta). A veces, se nos ha llegado a solicitar incluso el puesto de trabajo que debe tener dicho inquilino (No es una exageración). Si usted está en este grupo de propietarios debe saber:

1- Que menos del 40% de los interesados en alquilar superan el estudio de viabilidad económica, por lo que si ya desechando a un 60% de población debemos de eliminar aún más posibles inquilinos, los plazos de alquiler se alargan enormemente.

2- Los criterios subjetivos no incrementan las posibilidades de éxito del alquiler ni sus garantías ni hacen menores los posibles desperfectos que se produzcan.

3- Para un profesional, cuando se le solicita este tipo de trabajo, realmente lo que se le pide es que realice algo ilegal en su nombre, ya que la discriminación por raza, por religión o características físicas o personales es del todo ilegal.

Flexibilidad:

Debido a que el mercado está “vivo”, los propietarios que están abiertos a negociar costes razonables son los primeros en alquilar. ¿Por qué? Debido a que los inquilinos perciben como importante cosas muy diferentes. Por ejemplo, una misma vivienda vista por varios inquilinos puede alquilarse cediendo en diferentes peticiones. Muchos inquilinos solicitan un microondas (coste: sobre 50€), otros solicitarán cajoneras en los armarios si no tienen (Coste: En torno a 150€-200€ por cajonera) o incluso el cambio de un colchón (coste: desde 100€). Teniendo en cuenta que retrasar el alquiler sólo 10 días por no ceder a una petición de un interesado supondrá 166€ de menor ingreso en un alquiler de 500€. ¿No cree que merece la pena escuchar ofertas y valorar si le interesa?

En el otro extremo está el propietario inflexible, que literalmente indica que no admitirá negociación alguna. Teniendo en cuenta que cada inquilino percibirá que a una vivienda le falta algún elemento importante (Para él), dada la inmensa oferta que existe hoy en día, sencillamente terminará alquilando aquella con mejor relación calidad, precio y “facilidades” en la negociación.

Atender a la valoración del profesional:

Los profesionales del sector estamos aconstumbrados a valorar en función del máximo que admita el mercado, pero sabemos diferenciar la diferencia entre los anuncios y los alquileres reales. Cuando recomendamos a un propietario un precio de alquiler, es porque dicho precio nos permitirá alquilarlo en un plazo razonable y con el máximo precio que admitirá un inquilino interesado. Si además tenemos en cuenta que nuestros honorarios se fijan en función del precio del alquiler, somos los primeros interesados en que el inmueble se alquile en el máximo posible.

¿Qué pasa cuando se fija el precio por encima del valor de mercado? Secillamente, si el propietario no solicita un estudio de solvencia, estará llamando a gritos a los profesionales del impago, ya que quienes tienen la capacidad y la intención de pagar religiosamente, jamás alquilarán una vivienda con un precio por encima de la media.

Cuando se usa un servicio profesional con garantías de pago como Custodio, el resultado sencillamente es que no se alquilará hasta ajustar el precio al de mercado. Es por ello que no aceptamos trabajar con viviendas con precios desorbitados: Sencillamente, ambas partes perderemos el tiempo.

Cumplir lo que se ofrece:

Especialmente cuando hay una negociación previa, es fundamental que si el propietario se compromete a algo, lo cumpla cuanto antes (lo idóneo sería antes de la entrada del inquilino a la vivienda). ¿Por qué? Teniendo en cuenta que al inicio del contrato el propietario ofrece una primera impresión al inquilino (Y a la inversa), si la primera impresión es de rácano o, peor aún, mentiroso por no cumplir con lo acordado, provocará que el inquilino esté “cabreado” y esperando la oportunidad de devolvernos el incumplimiento. En resumidas cuentas, crearemos un mal ambiente y multiplicamos las posibilidades de tener problemas.

¿Qué tipo de propietario le interesa ser? Esperamos haber aportado suficientes argumentos para pasarse al lado de los propietarios que facilitan el alquiler con garantías.

Loading Facebook Comments ...

Una opinión en “4 características del propietario que alquila con garantías

  1. Pingback: 4 características del propietario que al...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies