Los inquilinos no son delincuentes

Ya hemos hablado de que existe más de un 13% de posibilidades de encontrar a un inquilino y sufrir un impago o daños en el alquiler, pero también hay que recordar que existe una gran mayoría de inquilinos que sí hacen frente a sus obligaciones y cuidan el inmueble. Incluso hemos de indicar que muchos de los que causan impagos es, sencillamente, por causas ajenas a su voluntad y en el momento de alquilar la vivienda eran solventes y tenían la firme intención de hacer frente a sus obligaciones.

Es por ello que merece la pena hacer mención las peticiones absurdas o abusivas que en muchas ocasiones reciben, y la forma correcta de verificar que aquel con el que tratamos tiene solvencia y buenas intenciones. Es más, podemos decir sin lugar a dudas que cuando un propietario alquila a un profesional del impago o un inquilino insolvente es porque no ha tenido las precauciones suficientes.

Los inquilinos no son delicuentes

Documentación e información de caracter personal

Cualquier especialista en alquiler sabe que para hacer el estudio de solvencia del inquilino es necesario solicitar documentación relativa a ingresos y DNI. Cuando el potencial inquilino accede a entregar esta documentación es un indicativo de que, como mínimo, no tiene nada que ocultar y pretende cumplir con sus obligaciones. Evidentemente, luego habrá que hacer las comprobaciones pertinentes, pero siempre es una buena señal.

Ahora bien ¿Dónde está el límite? Existen empresas y particulares que, además de nóminas, contratos de trabajo, DNI, etc….. solicitan documentación ajena a la que estrictamente afecta a la solvencia, como pueda ser los movimientos bancarios, recomendaciones del anterior propietario o entrevistas personales. Sin duda, estos casos podríamos incluirlos dentro de los errores a la hora de alquilar.

En los casos anteriores, dicha información no aporta mayor solvencia, ya que los movimientos bancarios pueden oscilar repentinamente. Imaginese que su inquilino tiene a día de hoy 10.000€ en su cuenta corriente y otro que trabaja en la misma empresa, con igual sueldo y con la misma antiguedad tiene sólo 2.000€. ¿Acaso el segundo es menos solvente? La respuesta es no, por un simple motivo: Si el primer inquilino mañana se va con su pareja, mujer o amigos de viaje a China (Por ejemplo) o se compra un coche o lo presta a alguien habrá reducido la cuenta corriente sensiblemente. Recordemos que la solvencia la otorga los ingresos que la persona es capaz de generar mensualmente y su estabilidad, no los ahorros.

Respecto a la petición de recomendaciones por parte del anterior casero, además de la extrema facilidad de engaño (¿Quién es capaz de verificar que ese documento es del propietario y no de un conocido del inquilino?) hay que tener en cuenta que, normalmente, el propietario estará molesto porque su inquilino se marcha de su piso, que por supuesto es el mejor. En una situación como la actual, donde los inquilinos se cambian debido a que los precios van bajando mientras su alquiler sube el IPC, es normal que acaben dejando la vivienda por otra sensiblemente más económica. Aunque este hecho es meramente objetivo, muchos propietarios se toman la negociación de rebaja del alquiler o la marcha del inquilino como algo similar a un insulto, por lo que son reticentes a dar recomendaciones aunque el inquilino sea excelente.

En cuanto a la entrevista personal, podemos averiguar muchas cosas del futuro inquilino del piso, pero normalmente estas situaciones son incómodas y es lo que los profesionales inmobiliarios hacemos de forma encubierta durante la visita. Se puede averiguar sin problemas el número de miembros de la unidad familiar, si tienen animales de compañía, usos y costumbres habituales, etc… sin tener que someter a un  tercer grado al inquilino.

Conclusión: No son más solventes

En vista de lo anterior, podemos afirmar con rotundidad que existen factores que en nada afectan a la solvencia pero sí afectan mucho a la primera impresión que la empresa o el propietario les ofrece. Una mala primera impresión provocará que tengamos a inquilinos “en guardia”, más reticentes a actuar de buena fe en caso de necesitarlo.

Además, está demostrado que una buena relación entre inquilino y propietario favorece un mejor cuidado del inmueble, la solución rápida y más económica de conflictos, así como evitar posibles picarescas en las averías y reparaciones. Si el inquilino cree que hemos abusado de él durante el estudio de solvencia o en los pasos previos a la firma del contrato, perderemos estas ventajas e incluso estará esperando la ocasión para devolvernos lo que él ha considerado un insulto.

Etiquetado en:, ,
Loading Facebook Comments ...

3 opiniones en “Los inquilinos no son delincuentes

  1. Pingback: Los inquilinos no son delincuentes | Varios seo...

  2. Pingback: Los inquilinos no son delincuentes | posicionamostuweb

  3. Pingback: ¿Prefiere puntualidad o seguridad en el alquiler de su vivienda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies